La Tierra plana y “What the bleep do we know!?”

…. Hace 25 años, John Campbell, cuya especialidad era irritarme, me decía que con el tiempo, todas las teorías resultan ser erróneas.

Mi respuesta fue: “John, cuando la gente pensaba que la Tierra era plana, estaban equivocados. Cuando pensaban que era esférica, estaban equivocados. Pero si tú piensas que la creencia de que la Tierra es esférica es un error comparable al de creer que es plana, entonces tu punto de vista es más erróneo que los otros dos juntos”.

El fallo básico es que la gente piensa que “correcto” y “equivocado” son absolutos; que lo que no sea perfecta y completamente correcto está total e igualmente equivocado.

Sin embargo, no creo que esto sea así. Me parece que correcto y equivocado son conceptos difuminados, y en este ensayo voy a explicar porqué lo creo así.

.

The Relativity of wrong, Isaac Asimov.

No sé si ustedes conocen la película ‘documental’  “¿Y tú qué sabes?“, versión en español de “What the bleep do we know?” [WTB.., grafía original “What tHe βLεεp Dθ wΣ  (k)πow!?” o incluso “What tHe #$*! Dθ wΣ  (k)πow!?” lo que nos deja en la duda de si sus autores pretendieran homenajear debidamente al capitán Haddock].

El capitán Haddock

El capitán Haddock, ‘viendo’ una botella de borgoña, en “El cangrejo de las pinzas de oro”. En la siguiente escena intenta descorcharla, encontrando que el corcho es la cabeza de Tintin.

Yo no la conocía, pero hace cosa de año y medio, dentro del ciclo Increíble pero falso que organiza el Museo de la Ciencia, nos invitaron a dos estudiantes de doctorado muy activas dentro del grupo Young Minds de la EPS y a mí para comentar desde el punto de vista de la Mecánica Cuántica real  la imagen que de esa teoría pretende transmitir la película. Para ello proyectamos la parte de la película (algo más de la mitad) en la que se invoca a la Mecánica Cuántica (la otra mitad invoca sobre todo a la Neurociencia, que no era objeto del coloquio). Para ello tuvimos que vernos la película algunas veces y analizarla en cierto detalle, aunque aquí no voy a exponer ese análisis.

Blog1508_WTBScreenMin6Sec34

Un fotograma de la película.

Quienes quieran emplear un par de horas en ver la película completa (y posiblemente acabar lamentando haberlo hecho, no digan que no les advertí), aquí tienen el enlace. Para quienes no  quieran hacerlo, les doy mi resumen/spoiler completamente subjetivo y extractado en un párrafo: en primera aproximación, esta cosa me parece básicamente propaganda de una Escuela de Iluminación nombrada según Ramtha, una entidad-guerrero de hace 35.000 años que dirigió un ejército de 2.500.000 hombres contra la Atlántida. La lideresa de la escuela aparece en la película bien hablando por sí misma, o bien canalizando a Ramtha con otra voz distinguible.  Gran parte de los entrevistados son realmente insiders de esta escuela cuyo leitmotiv abierto es ‘la realidad es puramente una creación mental, en la que con los solos poderes de la mente cada persona puede influir hasta el punto de llegar a crear su propia realidad; eso es lo que nos enseña la física y la biología más avanzada’. La parte oculta del leitmotiv, –también  en mis propias palabras–, sería: ‘ser capaz de crear tu propia realidad es algo que no sabes hacer ya que estas capacidades se te han ocultado de manera sistemática, pero podrás aprender a usarlas con nuestra ayuda, que está a tu alcance inscribiendote en nuestros cursos y pasando por caja’.  [Usaré cursiva entre comillas simples para indicar textos, como el que precede, de mi propia cosecha y que pretenden condensar mis apreciaciones; los textos en cursiva entre comillas dobles son reproducciones literales de las fuentes citadas].

Negocio puro y duro, y por lo que debió ser en su momento, cuando se estrenó WTB… muy lucrativo en USA al menos. Mi impresión es que aquí pasó más desapercibido, aunque por lo que veo, aún hay página web activa y ofrecen talleres en España.

A lo largo de la película varios entrevistados de los que solo al final de la película se comenta su identidad y preparación profesional, ofrecen puntos de vista sobre la Mecánica Cuántica (QM) que posiblemente fueran defendibles en un contexto adecuado. Pero  sacados de contexto para apoyar conclusiones que de ningún modo se derivan de la QM, estos puntos de vista solo pretenden convencer los espectadores aprovechando en su beneficio el prestigio de una ciencia ‘convencional’ aunque misteriosa como la QM que casi nadie entiende. Y sin la más mínima posibilidad por parte de la inmensa mayoría de los espectadores de poder reconocer tales afirmaciones como lo que son sacadas de contexto: especulación totalmente infundada.

Uno de los pocos entrevistados ajenos a la escuela, David Albert, no quedó nada contento con como editaron y recortaron sus intervenciones: “…. Had I known that I would have been so radically misrepresented in the movie, I would certainly not have agreed to be filmed ….”.

Este uso de la Mecánica Cuántica, por desgracia cada vez más extendido  “… stringing together a series of terms and phrases from quantum physics and asserting that they explain something in our daily experience … ” ha sido calificado por Murray Gell-Mann como quantum flapdoodle, chorradas cuánticas. Pero no es nada nuevo: este artículo de Victor Stenger de 1997 podría perfectamente haber sido escrito como un comentario a WTB.., que se estrenó años más tarde.

En la propia película uno de los entrevistados/insiders, de quien solo al final sabremos la identidad (un físico de partículas con publicaciones anteriores muy citadas en revistas prestigiosas de la  ‘ciencia convencional’), menciona el asunto de la Tierra Plana, de manera aparentemente casual pero convincente: “Cada era, cada generación tiene suposiciones incorporadas, que el mundo es plano, que el mundo es redondo, etc. Hay cientos de suposiciones ocultas, cosas que damos por sentadas, que pueden o no ser ciertas. Históricamente, en la gran mayoría de los casos, estas cosas no son ciertas. Así que probablemente, si la historia es una guía, mucho de lo que damos por sentado acerca del mundo simplemente no es verdad” (04:46 de este video).

Muy a grandes rasgos, ¿quien no estaría de acuerdo con ese resumen, especialmente entre los científicos? Pero nótese que de los ‘cientos’ de tales suposiciones ocultas, la única que se menciona es, precisamente, la de la Tierra Plana, enfrentada a  la de la Tierra redonda. No creo que la elección de esa única mención sea accidental. Pues ya que el mito de la Tierra Plana tiene tal vigencia entre la población general,  lo conocerán y darán por bueno una gran parte de los espectadores. Y sin que sea necesario insistir nada más, esa aseptica frase bastará para que muchos espectadores piensen: ‘pues es cierto, tiene razón‘.

La apariencia de solidez y en último término la eficacia de este argumento reposa pues en gran medida en la creencia previa y extendida en la verdad de su premisa que asegura que quienes en su momento detentaban el conocimiento proclamaban que la Tierra era plana. Si no se está advertido de la completa falsedad de esta premisa, es fácil dejarse llevar al terreno que pretenden los autores del documental, que si hubiera de formularse de manera explicita sería ‘al igual que ocurrió con la Tierra, que no es plana  (lo que ahora es del saber común), la verdad que nosotros ahora defendemos se abrirá paso hasta que se haga dominante y las antiguas creencias de la ciencia ‘oficial’ queden en ridículo’.

Una muestra de lo efectivo de tal planteamiento lo tuvimos en el coloquio que siguió, en el que uno de los asistentes, para tratar de ‘desactivar’ lo que los tres intervinientes habíamos expuesto —en resumen, que  nada en la Mecánica Cuántica ‘de verdad’ apoyaba realmente lo que se transmitía en la película—, repitió el mismo argumento de la Tierra plana, diciendo más o menos literalmente “ya que se pensó durante muchos siglos que la Tierra era plana, y hoy sabemos que no lo es, ¿quién nos garantiza que lo que hoy la ciencia (i.e., vosotros) defiende con tanto ahínco no resulte ser en el futuro una creencia ridícula?

Tras este curioso ejemplo de argumento preventivo subyace, aunque a primera vista no lo parezca,  un enfrentamiento que se presenta pues entre la <tono sutilmente despectivo on> ‘ciencia convencional’ <off> que se opone ahora a una pretendida ‘verdadera sabiduría o espiritualidad’, que es la que los portavoces de la narrativa en el documental ofrecen al espectador, ortogonal tanto a la ciencia como a la religión convencionales. Pues no solo la Ciencia sino asimismo las Religiones están en el punto de mira velado de este enfrentamiento, lo que se aprecia en varios lugares del documental y también quedó claro en el coloquio en el que alguno de estos seguidores New Age fue suficientemente explícito: lo suyo está más allá tanto de la Ciencia como de la Religión; lo suyo es espiritualidad de la nueva era en la que según ellos estamos entrando.

Concibiendo la “verdad científica” como si en cada momento tal verdad fuera solamente una y debiera ceder su lugar por completo a otra verdad nueva cuando la anterior fuera destronada, se presupone y se perpetua una concepción sesgada del avance científico a través de este tipo de dualidades enfrentadas (esa tendencia lamentablemente quizás innata como señala Gould en la cita del post anterior). Pero la buena ciencia no funciona así: las antiguas verdades no son reemplazadas sino delimitadas por las nuevas, y continúan siendo útiles dentro de su rango de validez, del que  hemos aprendido con ayuda de las nuevas verdades —y ese es el aspecto fundamental— que tiene sus límites.

La idea de que las nuevas verdades están llamadas a erradicar y exterminar a las antiguas es  una manera de pensar sobre la ciencia extendida entre los no científicos (a fin de cuentas es la que se induce más o menos explícitamente desde muchas noticias científicas en los medios), y es peligrosa pues da una imagen falsa y dañina del carácter real de la ciencia. Pues, por más que la Relatividad o la Mecánica Cuántica hayan sido avances fundamentales, que lo han sido, en nuestra vida ordinaria raramente es necesario el recurso a los conceptos teóricos de la Mecánica Clásica, así que ni digamos a los de la Relatividad o de la Mecánica Cuántica. [Hablo de conceptos, no de gadgets, todos los cuales me atrevería a decir que son subproductos especialmente de la QM]. Y es que la concepción corriente del espacio y del tiempo, la que empleamos todos en la vida cotidiana, incluso los físicos que conocen la Relatividad o de la Mecánica Cuántica, es todavía y en una gran medida completamente aristotélica. Pero esto es cuestión que habrá que discutir con calma en otra ocasión.

Y como este post ya es muy largo y prometí hablar de dos casos y aquí me he limitado a uno de ellos, seguiremos con el otro en un próximo post.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Divulgación, Mecánica Cuántica, Sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s