“No destruyas lo que no puedas crear”

El título de este post es el cuarto mandamiento de Leó Szilárd. Este físico húngaro, relativamente poco conocido, fue una de las mentes más originales de la primera mitad del S. XX.  Entre sus inusuales contribuciones  figura su propia versión de los Diez Mandamientos, cuyo texto original fue escrito en alemán; según Szilárd no debía traducirse. Pero en beneficio del resto del mundo no germanoparlante, pueden encontrarse versiones en inglés, fiables en su traducción y con comentarios sobre la historia de su elaboración, por ejemplo aquí.

LaRuinaDeEldena_1825El cuadro que reproduzco, Las ruinas de Eldena, de Caspar David Friedrich, pintado en 1825 en pleno romanticismo, representa una casa de labradores construída bajo las ruinas de un antiguo monasterio, cuyas altas paredes requirieron sin duda bastante más “saber hacer” que la casita que aprovecha la ruina de sus muros, permitida o alentada por generaciones de desidia.

Lo que ha juntado en mi mente el mandamiento de Szilárd y este cuadro, por el siempre inescrutable camino de las asociaciones mentales, ha sido una pequeña parte de la repercusión en nuestra prensa del reciente aterrizaje de la sonda Philae en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Y es que parece haber dos tipos de gentes, separadas por una línea nítida. Creo que esta dicotomía va mucho más allá de la situación particular de la que hablamos, pero me limitaré a este contexto.

Por un lado, están quienes no serían capaces ni de lejos de hacer nada parecido pero, en vez de reconocer que ellos no podrían haber hecho eso, se sienten justificados e incluso enaltecidos tratando de ridiculizarlo, lo que es una manera indirecta de tratar de destruir aquello que  ellos no sabrían crear (¡Dios santo!, ¿cómo un físico puede decir estas cosas?; quien habiendo seguido un buen curso de Física General se atreva a seguir este enlace y lo lea, dése por advertido de que probablemente volverá indignado).  Queda claro que estas gentes serán capaces de crear otras cosas, pero no ésta.

Por el otro lado están quienes hablan, sabiendo de lo que hablan y desde el mismo campo de los que han sido capaces de llevar a buen puerto una misión difícil y completamente nueva. Éstos no es que puedan, sino que han podido crear. Lo que traza una linea divisoria que no es opinable. No puede haber equidistancia entre ambas posiciones.

Como un genial colofón, lean este enlace, pero no lo hagan antes de haber leído el primero de los tres enlaces anteriores.

A la exploración espacial, como a cualquier extensión de nuestro conocimiento, le es aplicable el motto que el matemático del S.XIX C.G.J. Jacobi presentaba (en una carta a A.M.Legendre en 1830, una fecha más o menos contemporánea del cuadro de C.D.Friedrich): “pour l’honneur de l’esprit humain“. Y, sobre esa razón, que debiera conservar hoy el mismo e inmenso peso, hay que añadir que incluso en nuestra época dominada por la economía, es también un hecho incontestable que la exploración espacial no es tanto un gasto estéril como una inversión de futuro —como la educación, claro, ignorantes aparte—. Ay, ¡cuanto ignorante pulula por el mundo!

Tío la vara, ¡ven!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “No destruyas lo que no puedas crear”

  1. Tío la vara dijo:

    Hay mucho cazurro con traje de los domingos.
    Qué bien venía la vara a algunos, que quita mucha tontería.
    Sus vi a crujer vivos!

  2. Albert dijo:

    Lo del Físico Antonio Ruiz de Elvira, Catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Alcalá de Henares, me parece peor que lo del periodista Pedro Simón.
    Entre otras tonterías, su frase “Las naves salen de la Tierra cuando sus cohetes propulsores les comunican una aceleración superior a 10 m/s2” me dejó ojiplático; el Sr. Catedrático confunde la velocidad de escape con una inexistente aceleración de escape y además se equivoca en el valor, (Ve=11,2 km/s): sabe menos del tema que un estudiante de bachillerato.
    Otra de las megaestupideces que le recuerdo al Catedrático es cuando describiendo un reactor nuclear dijo “El funcionamiento de una central nuclear es el de una bomba atómica controlada. Si se despistan los controladores, la central estalla como una de ellas“, demostrando que no tenía ni idea de Física Nuclear y que no había oído hablar en su vida de la masa crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s