El propósito de la Filosofía natural.

En Inglaterra, a partir al menos  de la década de 1660, lo que hoy llamamos física se denominaba Filosofía Natural; el título completo Philosophiae Naturalis Principia Mathematica de los Principia de Newton nos lo recuerda. Esa denominación siguió allí en uso habitual hasta bien entrado el S. XIX.

blog1303_Principia

Quiero compartir hoy tres citas sobre el propósito de la Filosofía Natural. En apariencia son contrapuestas, aunque seguramente debamos verlas mejor como complementarias. Desde luego, conviene no ignorarlas.

La primera es de Feynman, data de la década de 1960 y es muy conocida:

¡Todo el propósito de la física es encontrar valores numéricos, con su punto decimal, sus cifras decimales, etc!. De otro modo, no has hecho nada.  (R. Feynman, 1960’s)

Tras emplear la cita anterior como encabezamiento de un capítulo de su magnífico libro Mathematics and Physics, Yuri I. Manin escribe en 1979, refiriéndose a ella:

Esto es una exageración. La finalidad principal de las teorías físicas es la comprensión. La capacidad de una teoría para encontrar un número es simplemente un criterio útil de una comprensión correcta.

Y en su texto “Against `measurement'”, en 1989, John S. Bell resume así el propósito de la filosofía natural (el uso del término es de Bell, lo cual es notable, pues está hablando del problema de la medida en Física Cuántica):

En los comienzos, los filósofos naturales intentaron comprender el mundo a su alrededor. Mientras lo hacían, tropezaron con la gran idea de maquinar artificialmente situaciones simples, en las que el número de factores implicados quedara reducido al mínimo. Divide y conquistarás. Había nacido la ciencia experimental. Pero el experimento es una herramienta. El objetivo permanece: entender el mundo.

Ese es el objetivo: entender el mundo.

La época en su música.

La cita original de Feynman data de los años 1960’s. En 1965, el grupo The Mamas and the Papas publicó California Dreamin’, que corriendo el tiempo sería considerada como un icono musical.

Aún hoy hay quien la sigue considerando como una de las mejores canciones de esa época (César, va por ti :-)). Sea así o no, bien merece la audición. La música, junto con la estética sesentera que destila el video sirve para ayudar a imaginar el ambiente de la época a quienes no la hayan vivido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Física, Matemáticas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a El propósito de la Filosofía natural.

  1. Cesar dijo:

    Mariano, gracias por el guiño que me haces desde las músicas de entonces.
    …Y sí, creo que haré algún comentario sobre la Filosofía Natural, aunque, como sabes, no lo haré desde la religión verdadera ;-)). César

  2. lcb dijo:

    Hablando del problema de la medida, no puedo evitar hacer un comentario (ciertamente forzado) de una de las noticias de primera plana de hoy: la foto del Papa emérito y del Papa ejecutivo juntos en Castelgandolfo. Si todo el mundo sabe que estos dos Papas existen ¿por qué es tan extraordinario verles juntos? ¿Podríamos hablar, en cierto sentido, del “Papa de Schrödinger”? ¿Es el Papa una superposición de Papa emérito y Papa ejecutivo que no “colapsa” a una de las posibilidades cuando se mide (se fotografía)?

    Bromas aparte, al hilo de los filósofos y la física, quisiera transcribir una de las muchas reflexiones de Feynmann: … “La época que nos ha tocado vivir es una época en la que estamos descubriendo las leyes de la naturaleza, una época que no volverá nunca más. Es una experiencia apasionante y maravillosa; pero este entusiasmo tendrá que pasar”… Según Feynmann, una vez descubiertas las leyes fundamentales, la física sucumbiría a pensadores de segunda fila, y las darían interpretaciones fuera de la ciencia: “Los filósofos, esos legos en la materia que están siempre haciendo observaciones estúpidas, conseguirán hacerse del gremio, pues no podemos expulsarles diciendo: Si llevarais razón seríamos capaces de adivinar todas las leyes-, porque cuando las leyes estén todas ahí tendrán una explicación para ellos… Se producirá una degeneración de ideas parecida a la degeneración que observan los grandes exploradores cuando los turistas exploran su territorio”.

  3. Cesar, iBienvenido. Comenta cuando y cuanto quieras. Ya sé, ya sé que te empeñas en no adoptar la religión verdadera (allá tú :-)); la regla de la casa es que manzanas, pinguinos y ventanas coexistan.

    lcb, caramba con el “Papa de Schrödinger”! Cuando esta mañana he visto la presentación de la noticia —que pesadez con esa repetida cantinela “es la primera vez que pasa esto en tropecientos años”—, he pensado que la comparación era imprecisa. Pero viéndolo mejor, resulta que al Papa Luna le llamaron entonces antiPapa, lo que muestra que las categorías disponibles para organizar nuestro pensamiento tampoco han mejorado tanto (ahora el Papa emérito no es Papa ni antiPapa, pero llevando nuestro gato al agua, quizás podría pensarse en él como el “partner supersimétrico” del Papa, que habría que llamar entonces Papino; mejor lo dejo pues esto es puro desbarre….).

    Feynman, conste, es uno de mis héroes, y posiblemente lo de los números y sólo los números era una provocación (de las que tanto le gustaban) para algunos “teóricos” que pasan por completo de esta exigencia elemental (provocación que yo suscribiría). Claro, como siempre, la dicotomía real no es, de ninguna manera, entre “teóricos” y “experimentales” —como la lectura superficial e interesada de la cita podría hacer pensar— sino entre “buena” y “mala” física. No cabe duda de que para Feynman el objetivo era la comprensión, como para Manin y para Bell.
    Las otras citas de Feynman que traes son pertinentes y un poco inquietantes. Creo que en relación con los filósofos, Feynman era un poco deliberadamente provocador, quizás de manera análoga a la de los números. Lo que creo que le molestaba realmente era que algunos autodenominados “filósofos” pretendan ignorar lo que que cuatrocientos años de ciencia nos han enseñado: que entender la realidad requiere preguntar y escuchar a la Naturaleza. Y eso hay que hacerlo en su lenguaje, ya lo dijo Galileo. Lo dice muy bien ahypnos en esta entrada en su blog. Pero en cualquier caso, es cierto que una buena parte del descubrimiento una vez hecho permanece. Feynman incluso llega a decir que en el futuro, la década de los 1860’s se recordará por el descubrimiento del electromagnetismo de Maxwell y no por la Guerra Civil en EEUU. Lo que dice exactamente es: `The American Civil war will pale into provincial insignificance in comparison with this important scientific event of the same decade‘.

  4. ChemaPizarro dijo:

    Bueno, respondiendo a lcb, decir que, como en todo, siempre hay “buenos” y “malos”.

    Incluso yo, con 20 años me he encontrado a filósofos que daban la vara con las típicas idioteces de la pseudociencia. Sin embargo, también he de decir que esto no se limita a filósofos, ya que también uno puede encontrarse físicos, químicos, etc que te pueden soltar “idioteces”, como decía Feynmann.

    Basta con no generalizar, ya que la Filosofía, al igual que la Física, es una rama de estudio importante en la historia pasada y futura de la humanidad. Y como opinión personal, decirte que probablemente ‘Metafísica’ sea uno de los libros, que como estudiante de Físicas y con 20 años, más interesantes estoy leyendo, y fue escrito por Aristóteles (que a pesar de decir que las mujeres tenían menos dientes que los hombres, fue uno de los grandes sabios que ha tenido el ser humano en los últimos 2000 y pico años, que no es poco).

    Solo eso, decir que cada uno tiene su hueco en el pensamiento humano, y que no sólo los físicos tienen la respuesta a todas las preguntas.

    PD: esto es una humilde opinión de un alumno de 20 años, tampoco quiero ir de enteradillo jajaja, sobre todo porque me gusta ir conociendo opiniones de todos los temas con todos puntos de vista posibles.

  5. ChemaPizarro, bienvenido. Yo estoy completamente de acuerdo en que no sólo los físicos tienen la respuesta a todas las preguntas; hace falta ser realmente presuntuoso para creer eso (pero no creo que lcb lo crea así). Conviene estar alerta ante la pretensión (algo territorial y tanto más peligrosa cuando es implícita) de declarar que las únicas preguntas con sentido son las que tu sistema preferido es capaz de responder, lo que en el fondo acaba llevando a una self-fulfilling prophecy, que (por fortuna) convence solamente a los que inicialmente ya estaban convencidos.

    Me imagino que leer obras tan antiguas pero tan relevantes como la Metafísica de Aristóteles será una experiencia muy enriquecedora (y un complemento de contraste para tus otros estudios). Seguir alguna de las aventuras intelectuales (la filosofía es una de ellas) que tienen una ilustre y dilatada historia de siglos creo que sirve para reconciliarse (si es posible) con nuestro género humano: nuestra especie, además de estupidez, agresividad sin sentido y guerras devastadoras ha proporcionado también dentro de ese campo a Sócrates, Platón, Aristóteles, Spinoza, Leibniz, y tantos otros. Hay una cadena de memes iniciada hace unos meses por un blog de filosofía, y que ha tenido muchas entradas asociadas en otros muchos blogs, sobre la pregunta general porqué se debe estudiar filosofía en el Bachillerato?. Siguiendo la línea hay cosas interesantes.

    La visión de Feynman sobre los filósofos es a veces un poco caricaturesca, aunque es cierto que algunos de ellos muestran sobre el conocimiento de la Naturaleza que había en su tiempo de vida un desprecio de un calibre monumental. Hace tiempo leí y fotocopié una entrevista con Feynman que se publicó en Mundo Científico, —creo que después de su muerte— en la que discute eso entre otras muchas cosas. Ahora no encuentro la fotocopia 😦 pero buscando en internet he encontrado el enlace a la entrevista completa
    (en francés, que me he encontrado que resulta ser bastante más extensa que la publicada en español). Para el que pueda leer en francés, dejo aquí el enlace, que merece la pena (o si alguien encuentra el enlace a la versión en español, por favor dejadlo aquí).

  6. Tomate dijo:

    ¡Lo malo de Aristóteles era que decía que las mujeres éramos inferiores! (Y los esclavos también. Y por Naturaleza). Era una víctima de los esquemas culturales de su época.

    Llevo 9 años metida en esto de la Filosofía, así que creo que podré decir algo. Creo que la idea fundamental de la comparación de Feynman es cierta. Y esto es por varias razones que no le pasaban a Feynman desapercibidas, una de las cuales está en el post: los científicos, los grandes exploradores, tienen un método, no dependen únicamente de las intuiciones ni de la capacidad argumentativa para justificar las cosas. Las intuiciones nos pueden engañar (como decía Descartes de los sentidos) y además pueden no ser intersubjetivas. Con lo cual a poco conocimiento seguro llegamos. La razón, decía Lutero, es una puta (sí sí, lo decía con la de cuatro letras) que copula con todos y les hacen creer que están en lo cierto. O dicho de otra forma, puedes encontrar una justificación racional de casi todo. Verdad y justificación no son lo mismo. Los científicos, los grandes exploradores, tienen a las matemáticas que son un método seguro para explorar sin perderse y para ir encontrando conocimiento seguro (aquí Descartes también dijo algo). A mi hay otra metáfora que me gusta: el científico-explorador escala las montañas y cuando llega arriba puede contemplar la vista y sabe cómo ha llegado ahí. El filósofo-turista va en avioneta: demasiado rápido para apreciar los detalles, e incluso demasiado rápido para tener una idea general correcta. Pero como ve “algo” desde arriba se cree con derecho a pontificar sobre ello (y hay obras de filósofos contemporáneos que mencionan cuatro datos científicos (naturalmente, sin la crítica que sería necesaria para mencionar esas ideas porque carecen de criterio al no estar formados para ello) y ya deben de pensar que entienden de qué va la cosa).

    Lo que a mí más me alucina de algunos es que se creen con derecho a corregir a los científicos en su hacer y a decirles que no tienen no se qué cosas o no se qué otras en cuenta.

    A cada filósofo hay que entenderlo en su época, y hay que contextualizarlo así. Aristóteles vivió en una época en la que él era lo más parecido a un científico que había. Spinoza, pobrecito mío, era un revolucionario majo (con club de fans) que quería integrar su proyecto político y ético con su proyecto metafísico y encima hacerlo según el orden geométrico (¡con axiomas y todo!). Con todo esto se le perdona lo que dice Feynman de que hay proposiciones en su obra en las que no se sabe si es la correcta esa o la contraria. Y en general no es lo mismo hacer filosofía en una época en la que el saber científico no está desarrollado y en una en la que sí. Si vives en la que sí y has dedicado tu tiempo a leer filosofía y no ciencia (es decir, eres ignorante completo en cuestiones científicas), mejor deja a los científicos tranquilos, que ellos saben lo que hacen mejor que tú, y entienden la realidad con un método que es el mejor del que disponemos. Es decir: es interesante leer a los filósofos pasados para ver qué clase de soluciones daban a los problemas que tenían, pero no para aprender “como son las cosas en el mundo físico” (¡Igual entiendes otras!).

    Ciertamente cada uno tiene su hueco en el pensamiento humano, y no sólo los físicos tienen la respuesta a las preguntas, pero casualmente los físicos suelen tener la respuesta correcta para aquellas preguntas a las que se dedican 😀

    Y sobre para qué sirve la Filosofía en Bachillerato: 1)Para desarrollar la creatividad y el pensamiento libre. 2) Para desarrollar el pensamiento crítico 3)para aprender de la sociedad y de la política 4)Para tener algo de formación ética, lo cual significa tener algo de idea de qué es un criterio ético, entender el concepto de normalidad social y cómo ha ido cambiando, conocer formas distintas de entender la ética, etc 5) Para aprender a vivir mejor, a entenderse mejor a sí mismos, a entender mejor las ideas que gobiernan el mundo en el que viven, para que las ideas del mundo en el que viven no les controlen 6) Para aprender a cuestionar la autoridad.

    (De lo de arriba se extrae que la ética, la filosofía política, la teoría de la argumentación y la lógica me parecen muy interesantes. Mucho más que la metafísica y la filosofía de la ciencia. Y también son parte de la Filosofía, parte interesante y con la que Feynman no se metería 😀 )

    Por cierto, ChemaPizarro, la edición de la Metafísica de Gredos está bien (es la que leíamos en la carrera. En la biblioteca de FyL seguro que encuentras alguna). Para leer cosas de filosofía, así en general, una buenísima herramienta es la Stanford Encyclopedia of Philosophy (http://plato.stanford.edu/).

    Y termino con una pregunta: En qué sentido la economía, que utiliza modelos matemáticos y trabaja con variables mesurables, es la forma correcta de entender el mundo social? (y en qué sentido las matemáticas sirven ahí como criterio?)

  7. Tomate dijo:

    Por cierto, el enlace a esto http://filosofiaensecundaria.wordpress.com/ creo, está roto.

  8. Tomate dijo:

    El enlace roto es a esto: http://antesdelascenizas.com/2012/12/10/meme-historia-de-la-filosofia-in-partibus-infidelium-otra-vez-2/

    La filosofía también sirve para comprender mejor la herencia cultural, ser consciente de cuándo surgen ideas que hoy damos por hecho y nos parecen inherentes a pensar y para entender por qué pensamos como pensamos. Y esto los filósofos lo hacen bien. Pero lo de comprender el mundo físico que nos rodea no tanto 🙂

  9. Enlace corregido, gracias.

  10. ChemaPizarro dijo:

    Voy a intentar contestar a ambos, Mariano y Tomate, para que podamos seguir hablando de esto largo y tendido (aunque no me gustaría que degenerara en la Educación en España, que al final me temo que sería el punto de discusión en el que no aportaríamos nada en especial, salvo ideas de cómo sería mejor si tuviéramos el GRAN poder de decisión sobre ello que hace falta).

    Bueno, decir que cómo mente pragmática que soy, me gusta pensar que un trabajo se hace bien o se hace mal, y no hay términos intermedios, (y esto, en mi opinión, se aplica a todos los aspectos de la vida). Con esto quiero decir, que la idea de un buen filósofo es aquella en la que el susodicho es culto en el sentido que Tomate dice, tiene que saber no solo de filosofía , si no también de ciencias (y no sólo de las ciencias físicas, si no también de ciencias biológicas y ciencias sociales). Es cierto, que en los últimos años pueden haber aparecido más filósofos tal como los describe Feynmann, pero esto no es culpa de la rama en sí, si no de los métodos que sigue la educación de los filósofos de hoy en día.

    Esto último es un problema grave, ya que cada vez más por evolución de la ciencia y de la sociedad hay que especializarse más y más profundamente en cada una de las ramas de estudio que hay (quién sabe si de aquí a 200 años la física cuántica no será una carrera universitaria aparte).

    Por supuesto, no pretendo creer que lcb piensa que los físicos tengan todas las respuestas ni me gustaría que se me malentendiese en esto.

    Y como mente racional que soy, a tu pregunta, Tomate, me gustaría responder diciendo que las matemáticas son el “eje” del mundo (mundo entendido como universo), pero hay que saber ENTENDERLAS para poder APLICARLAS de la mejor manera posible. Así que, aunque haya variables que no se pudiesen tomar porque son de carácter social a la hora de pensar un modelo económico matemático, si confío en que fueran correctas las aproximaciones. Otra cosa es si la gente que controlaría estos modelos se atañerían a ellos o si intentarían el puro beneficio propio (cosa que ocurre hoy en día, aunque, personalmente, tampoco pienso que el Capitalismo sea el modelo perfecto de economía).

  11. ChemaPizarro dijo:

    Y gracias por los blogs y demás. Estas vacaciones me pondré a ello, porque estoy devorando el libro de Metafísica. Aunque tranquilo Mariano, mi pasión por la Física no decae.

  12. Tomate y ChemaPizarro, me disculpareis que no responda ahora, pero estoy para el arrastre con el trancazo que llevo encima. A ver si mañana me levanto un poco mejor….

  13. Tomate y ChemaPizarro, gracias por vuestros comentarios. De vuelta al mundo-blog, y ya que no he podido acabar otro post que tenía pensado para publicar ayer, (precisamente habría tenido que ser ayer) aquí va la respuesta prometida.

    Tomate, es cierto que todos (Aristóteles incluido) somos víctimas de los esquemas culturales de nuestra época, la de cada uno, y por tanto el pretender siquiera enjuiciar —no ya juzgar o pontificar sobre— el pasado usando nuestro punto de vista actual está muy pero que muy mal orientado.

    Tu manera de plantear las cosas no es la habitual entre el gremio de los filósofos (aunque por la claridad con que lo haces, me temo que no te desvelo nada). La metáfora científico-escalador versus filósofo-turistaenavioneta es buena. El científico escalador conocerá a la perfección los recovecos de su montaña y de las ventajas e inconvenientes de las posibles rutas a su cumbre, y desde allí apreciará perfectamente el paisaje de los alrededores y las fuentes del gran río que allí nace, pero quizás ignore casi todo sobre los manglares en los cuales el río desemboca. Y el turista aviador puede haber visto el curso completo del río, pero ni se habrá deleitado en sus fuentes, ni siquiera sabrá lo que se oculta realmente bajo el espeso manto de vegetación que cubre su desembocadura. Mi punto aquí es que cualquiera de los dos, hablando sobre el ecosistema del manglar, podrá patinar estrepitosamente.

    De manera que la cuestión esencial, creo, es, ser suficientemente críticos con lo que realmente se sabe, hacer un esfuerzo deliberado y certero por distinguirlo de lo que no sabe (cosa no siempre fácil de intentar y menos de conseguir) y tratar de ser honesto en esa distinción al transmitirlo. El auténtico pecado es la superficialidad ignorante envuelta en un celofán de superchería chic autosuficiente. Y claro, todos somos muy ignorantes, aunque por fortuna no todos ignoremos las mismas cosas, gracias a Platón, Aristóteles, Spinoza, Leibniz por un lado, a Euclides, Arquímedes, Gauss, Riemann por otro, y a muchos otros grupos de gigantes precursores. Por no hablar de las muchas caras otras caras de la cultura, la música y el arte por ejemplo.

    Recordando las cosas graciosas que algunos dicen sobre por ejemplo el teorema de Godel, o sobre las cuestiones de elección social ligadas con el teorema de Arrow, o, el más popular de todos los tópicos, la incertidumbre cuántica, te podrás hacer una idea de qué quiero decir con superchería chic. Pero lamentablemente esa superchería tiene un impresionante mercado.

    En ocasiones tengo la impresión de que cada vez existen menos canales eficientes para transmitir, en paralelo con una afirmación la digamos ‘profundidad de fundamentación’ de esa afirmación.
    Me parece un problema que es importante en relación con la docencia pero más en general con la comunicación. Durante casi toda la historia, esa metainformación la proveía en gran parte la ‘autoridad’ del autor (fuera eso bueno o malo). Pero está claro que con Internet nos vemos abocados a otra cosa, y simplemente no sabemos si lo que está por venir acabará siendo mejor o peor que lo que tenemos ahora, aunque será con seguridad distinto. Uno de los reflejos extremos de esta ausencia es la ultratontería tertuliana tantas veces oída “ah, esa será su opinión, pero la mía es tan buena como la suya”, con su estúpido corolario “de todas las opiniones son igualmente respetables”. Las personas, sin duda pero ¿las opiniones?

    De que Spinoza era majo no tienes que hacer ningún esfuerzo para convencerme. Y de que pese a los muchos pesares el método científico es de lo mejorcito que tenemos tampoco. De que los físicos suelen tener la respuesta correcta para aquellas preguntas a las que se dedican, pues basta ir con los ojos abiertos por la vida para verlo. Lo que no significa, claro, que fuera haya otras preguntas y otras muchas cosas muy muy interesantes…..

    Dime donde hay que firmar para apoyar tus seis puntos sobre “para qué sirve la Filosofía en el Bachillerato”. ¿Serviría para algo que lo leyeran los gogos y sus corifeos que insisten sin descanso en esa cosa tan contraria a razón de que los contenidos son irrelevantes? En cuanto a la comprensión de la herencia cultural, está claro que es importante y tú crees que eso los filósofos lo hacen bien; yo no estoy tan seguro de que eso en concreto los científicos lo estemos haciendo bien, al menos aquí y ahora.

    ChemaPizarro, Que la pasión no decaiga! Y Riemann nos libre de acabar hablando sobre la Educación en España; creo que como mentes pragmáticas debemos limitarnos a intentar influir en la medida de lo posible a nuestras obras, en la dirección que juzguemos acertada. Quizás no es demasiado, pero es todo lo accesible, y a medio plazo resulta no ser tan poco. Sobre la cuestión de las matemáticas y su relevancia en la economía, el asunto es atractivo, pero yo sé realmente muy muy poco. Un artículo periodistico de hace unos meses de Luis Garicano insistía en que una buena formación en Matemáticas (lo que como bien señalas Chema implica entenderlas) era algo imprescindible.

    Me viene también a la mente un post reciente en Azimuth. Azimuth es un blog de WordPress de aspecto externo poco distinguible de otros muchos, pero detrás de su autor, John Baez, hay una aventura digamos … especial, incluyendo ser uno de los indiscutidos “padres” de la misma idea de un blog de ciencia (estoy hablando de hace 20 años, ¿cuántos años faltaban entonces aún para que existiera la palabra blog?). Hablare de ello otro día. En esa entrada de su blog, Baez reproduce y comenta un texto interesante que discute precisamente esta cuestión: Cuando una persona considerada con autoridad en un campo “… makes strident claims about a complex subject on which he has significantly more expertise than I do, should I just accept them? How should we evaluate the claims of people much smarter than ourselves? ”
    El texto que Baez reproduce presenta a Krugmann como la autoridad en macroeconomía, pero con cambios mínimos es aplicable a muchas otras situaciones como Baez indica.

  14. Cesar dijo:

    La primera impresión que me han causado las tres citas, así colocadas unas tras la otra, es que Feynman dice: “Medid, malditos, que si no lo hacéis no os moveréis de donde estáis… ¡y aún lo podéis poner peor!”. Manin, como intuyendo que medir no fuera todo, acaba como diciendo: “Comprended y entonces seréis salvados”. Pero bien se cuida él de insinuar antes: “Dame una teoría y moveré el mundo”. Y Bell, tirando de Descartes con eso de dividir lo complejo en sus partes más pequeñas como técnica para aplicar su afamado método, se marca un acto de contrición cuando apenas dicho: “Había nacido la ciencia experimental” se arrepiente para decir: “Pero el experimento es una herramienta”, sentenciando a continuación lo dicho por Manin: “Comprended y así conoceréis”.

    Y releído lo anterior tengo que añadir dos cosas. Primero, que, resumiendo, Feynman dice que hay que medir; Manin, comprender; y Bell, entender. Estos dos apuntan en la misma dirección que además es obvia: la filosofía de la ciencia tiene como misión eso que dicen ambos… Y a ello, aquel, aporta la necesidad de la medida, cosa que comparto porque, si no lo haces en un experimento, es tan seguro que te encuentras en algún sitio como no saber cual es. Y lo segundo es que, el acto de contrición al que aludo más arriba, lo entiendo así porque el término ciencia experimental tiende a asociar ciencia a experimento y eso es muy arriesgado -pues hoy por hoy da la sensación de que si no lo hay, tampoco hay ciencia-. Y es como si Bell quisiera dejar bien claro que el método científico es una cosa, y la práctica experimental otra, que si bien, como decía un poeta, comparten cama y macarrones, pueden no tener la misma opinión.

    Total, que me he liado con las citas –y esto ya es muy largo- y no he dicho que Bell me parece un nominalista de libro y que, consecuentemente, me cae bien el chico; muy bien. Eso de maquinar artificialmente situaciones simples, me ha llegado al alma.

    Y tienes razón, Mariano, las tres citas (reduciéndolas a dos) son complementarias: el método científico, como instrumento imperativo para conocer la realidad física, necesita de las teorías tanto como de las medidas.

  15. lcb dijo:

    No era mi intención abrir por enésima vez el manido debate de las dos culturas, ni siquiera el de “La tercera cultura” que se inició hace unos años con fines comerciales para vender a ciertos autores en pleno boom de los libros de divulgación científica (Tusquets, MT 43, 1996). Entre los autores promocionados en aquella compilación de John Brockman, se hizo con un público fiel el profesor Edward O. Wison con su libro “La unidad del conocimiento” y con el término “consilience” (confluencia) de las distintas ramas del saber.
    Lo cierto es que la arrogancia maniquea de ciertos científicos y humanistas de todos los tiempos no parece cesar, como una discusión sobre galgos y podencos, de momento. No quiero extenderme, solo reseñar un par de recuerdos.
    (1) En 1975 estuve como físico postdoctoral en la Universidad Técnica de Münich (en Garching) pero frecuentaba la Universidad Ludwig Maximilian en la ciudad, no solo porque tenía la ocasión de ver (solo ver) a Heisenberg, sino porque la mayor parte de mis amigos de residencia eran filósofos y acudían (y yo con ellos, como oyente) al seminario de filosofía, lógica y teoría de la ciencia que dirigía el profesor Wolfagan Stegmüller. En aquel grupo estaba Carlos Ulises Moulines, que aquel año presentó su tesis doctoral “Zur logischen Rekonstruktion der Thermodynamik. -Eine wissenschaftstheoretische Analyse“ (Sobre la reconstrucción lógica de la termodinámica. Un análisis científico teórico). Su proyecto era extender esos estudios a la mecánica clásica, y luego a la mecánica cuántica. Las discusiones sobre el experimento de las dos rendijas eran inacabables y nunca se pasó del primer capítulo del libro de Feynmann. Eran los tiempos del estructuralismo. Años después el físico xxx se burló despiadadamente de la jerga de filósofos postmodernos como Deleuzze y Guattari. El caso es que Ulises Moulines, que es actualmente “Professor emeritus and ex-Director of the Seminar for Philosophy, Logic and Theory of Science at the University of Munich”, publicó en 2001 el famoso opúsculo “Manifiesto nacionalista (o hasta separatista, si me apuran)” cuyo resumen es: La doble tesis de este ensayoes que el nacionalismo, como programa de defensa y desarrollo de las naciones, es una doctrina bien fundada tanto a nivel ontológico-epistemológico como a nivel axiológico. La parte ontológico-epistemológica de la tesis es que las naciones son entidades empíricas reales, si bien no identificables de manera directa, sino por vía teórica. La tesis axiológica es que es algo bueno que el universo consista de la mayor diversidad posible de cosas; en consecuencia, un programa ético-político como el nacionalismo, que aboga por la preservación
    y el desarrollo de las naciones, debe ser valorado positivamente. En el diario DEIA de hoy, Jueves, 28 de marzo de 2013, se puede leer el titular El filósofo Ulises Moulines se define como nacionalista e internacionalista.
    Me parece muy bien que los filósofos entren en el campo de la sociología, respeto mucho a gente como Paco Fernández Buey, recientemente fallecido. Mi amigo Paco publicó en 2005 un libro sobre “Albert Einstein. Ciencia y Conciencia”, aprovechando el centenario del Annus Mirabilis. Paco publicó más de un artículo y dio varias conferencias sobre la contradicción entre nacionalismo e internacionalismo. No parece que Ulises y Paco estuvieran de acuerdo.
    Ciertamente es difícil sustraerse a las bromas paletas entre universitarios, particularmente entre científicos. Aquí incluyo un dibujo representativo.

    Blog13_03_FilosofiaNatural_CamposOrdenadosPureza

    (2) En el año 2001, poco después de publicarse la primera secuenciación definitiva del genoma humano, asistí a una conferencia en el seminario de filosofía de la Universidad de Valladolid a cargo de un afamado filósofo, cuyo nombre no recuerdo ahora, que había sido profesor de Daniel Quesada (Saber, opinión y ciencia, Ariel) uno de mis compañeros de los tiempos de postdoc en Munich. Hizo un panegírico fabuloso de la ciencia y anunció un nuevo mundo a partir del conocimiento del genoma humano. En el turno de preguntas comenté que algún científico como Penrose sugería que el problema de la consciencia estaba lejos de entenderse con toda claridad, a pesar de las muchas aportaciones de ese científico al respecto. Me miraron como caído de Marte y, ya que nadie conocía a Roger Penrose, me salieron por Aristóteles. Yo respeto mucho a Aristóteles, a pesar del libro “Problemas de Física” (que leí siendo estudiante en la biblioteca de mi residencia universitaria de Valladolid) en el que explica la erección masculina como un problema de flujos y efectos opuestos muy imaginativo.

  16. Cesar, vaya exégesis de un post que se reducía a tres citas!. Ay, si pusieras tu habilidad exegética al servicio de la e-religión verdadera! Por cierto, contribuyes con una apreciación original sobre la cita de Manin que me parece muy pertinente: la de entender la teoría como el punto de apoyo arquimediano que será necesario para en su momento, tras haber comprobado que la teoría es correcta, mover el mundo. He releido el libro de Manin recientemente con la idea de anotar alguna de sus frases más memorables para comentarlas en un futuro post, y entre otras frases había copiado esa, sin caer en la cuenta que está pidiendo casi a gritos una lectura de ese corte.
    lcb, vaya repaso! Me intriga por qué razón nos dejas en la sombra como la elíptica mención del físico xxx, supongo que te refieres a Alan Sokal (?), quien ponia a Deleuze y Guattari como algunos de sus blancos favoritos (también y sobre todo a Derrida). Que se pueda defender pretendiendo hacerlo desde cierta “objetividad” que nacionalismo e internacionalismo son compatibles muestra bien lo impune que se puede quedar en este oficio de juntar palabras. ¿Cual sería la ‘profundidad de la fundamentación’ de esa afirmación? Y sobre tu otra parte del dibujo, cuánto dice realmente que nadie allí conociera a Penrose!

  17. lcb dijo:

    Gracias Mariano por recordar a Alan Sokal. No me acordaba, y bien que lo sentí, mientras estaba escribiendo. El dibujo que debia ir entre las dos batallitas no se como se mete en estas respuestas. Intentaré hacerlo llegar a los amigos con un link o algo.

  18. Confirmado que se trataba de Alan Sokal, dejo aquí un enlace a la descripción que hace la Wikipedia del “asunto Sokal”, del que burla burlando, han pasado ya 17 primaveras. Tengo la impresión de que en los últimos años es un asunto que apenas se menciona, de manera que es posible que los más jóvenes no hayan oído hablar nunca de tal historia, que en su momento despertó tantas reacciones pasionales y que a mí me parece muy indicativa.

    En cuanto a insertar en comentarios una figura, si te digo la verdad tampoco veo como hacerlo con las herramientas de edición que están disponibles por omisión a la hora de escribir los comentarios. Supongo que como WordPress acepta código .html bastaría escribirlo en .html y pegarlo, incluyendo en el código la URL del fichero que quieres incluir. Pero aún soy un total novicio en esto del Ars Blogandi, Ovidio y J. Bernoulli me disculpen la lamentable 🙂 paráfrasis.
    [Actualización] Qué gran verdad es que escribir tiene una capacidad mágica para hacer ver las cosas más claramente!. Si no sabes hacerlo con las herramientas que tienes a tu disposición, pero sí con otras, pues arreglátelas para ser capaz de utilizar las otras en tu situación. Así que dibujo incluido en tu comentario, lcb.

  19. lcb dijo:

    Gracias de nuevo Mariano, no solo por incluir el dibujito (no deja de sorprenderme tu habilidad para resolver problemas de todo tipo) sino por recordarme que era Derrida el blanco de la crítica de Sokal. Y tengo la picazón de haber sido un poco agrio, y tal vez injusto, con mis comentarios.

  20. Nadir dijo:

    “El auténtico pecado es la superficialidad ignorante envuelta en un celofán de superchería chic autosuficiente” Genial resumen de lo que me vengo encontrado ultimamente mire por donde mire. Supongo que siempre ha estado ahí, pero uno va abriendo los ojos muy despacito.
    Hace poco tuve una discusión realmente acalorada con una persona que defendía el uso terapeútico del agua de mar para tratar todo tipo de enfermedades; la idea era la siguiente; como el agua marina tiene una composicion parecida al plasma sanguineo pues ale, te sacamos toda la sangre, te metemos agua marina y maravillosamente se llevará todos tus “humores malignos”. Realmente este milagro curativo lo debían haber practicado con perros callejeros, a los humanos les recomendaban comprar unas botellitas de agua de mar … supongo que no hace falta decir nada más.
    Yo intenté razonar con aquella persona argumentando que el oxígeno era transportado por los globulos rojos, y estos no habitaban el agua marina, que composición no era lo mismo que proporción, que al mar iba a parar toda la mierda…. No me dijo “respeta mi opinión que es igual de válida que la tuya”, me dijo una variante más espiritual: “¿y tú quien eres para juzgar las experiencias en vidas ajenas?”
    Hace poco me mandaron este video http://www.youtube.com/watch?v=FvzTNhVb9Y4 acompañado de “espero que sea una manzana o algo que caiga de un árbol lo que te ilumine, querido Nadir: Eso es física cuántica de la que tanto te gusta” Le contesté que me temía que le habían caido demasiadas manzanas de golpe.
    Siempre me viene a la cabeza la frase de Maxwell “Conozco la tendencia del espíritu humano a hacer cualquier cosa antes que pensar”.
    A lo que quiero llegar es que para mi este tipo de charlatanería nos rodea, está en el mismo saco que el creacionismo, y es igual de peligrosa, y todo ello es fruto de la ignorancia, o mejor de la negación de esta. En el momento que te dicen que “el metodo cientifico no es la única manera de conocimiento valida para el estudio de la realidad” tienes la batalla perdida. Es más, se compadecen de mí por no saber mirar más alla de las cosas, por quedarme en lo terrenal. Odio esa infravaloración de “lo terrenal”, es al fin y al cabo un insulto a la Naturaleza. Yo no desprecio la Filosofía, pero ahora no concibo una Filosofía que no vaya de la mano de la Ciencia, (Mario Bunge, Fernandez Buey, Russell…)
    Creo que un filosofo debería compartir esta caracteristica que dice Feynman cuando habla de la cargociencia:
    “Ahora bien, sí hay un rasgo peculiar de la ciencia cuya ausencia observo por lo general en la cargociencia. Se trata de una idea que todos confiamos hayan adquirido al estudiar ciencias en la escuela. Nunca se dice explícitamente en qué consiste; esperamos más bien que ustedes la capten merced a todos los ejemplos de investigación científica. Así pues, puede ser interesante sacarla a colación aquí y hablar explícitamente de ella. Es una especie de integridad científica, un principio de pensamiento científico que equivale a una especie de probidad a ultranza, algo así como querer refutar lo hecho”

  21. Bienvenido, Nadir. Sí, la mayor parte del panorama alrededor no anima precisamente. Seguramente por ello es obligado tomarse en serio aquello de alimentar el optimismo de la voluntad frente al pesimismo de la inteligencia. No es fácil asumir que otras personas que quizás sean familiares, amigos, conocidos, y por lo demás gente a quienes apreciamos, incluso gente bastante inteligente, tengan un pedacito de su mente abducido por semejante palabreria. Y por desgracia no parece haber posibilidad efectiva, basada en hechos, de modificación de sus percepciones. En el fondo es curiosa esta perversión (y quizás fracaso) a la que hemos llegado del optimismo antropológico implícito en la ilustración: no parece ser verdad que el incremento en el nivel y la extensión de la educación nos haya hecho más receptivos a los datos objetivos (y por tanto más despegados de nuestros prejuicios). En términos informáticos, me parece claro que la versión actual sapiens.nn de nuestra especie tiene uno o varios bugs serios en su diseño (lo que es bastante intranquilizador, pues ¿cuales de esos bugs nos afectan a cada uno de nosotros?).

    Estoy completamente de acuerdo en que toda esta charlataneria, a la que a veces desde la ciencia miramos con cierto desdén, es mucho más peligrosa de lo que parece, y que seguramente deberíamos tomarla más en serio. Lo que quiere decir enfrentarla con inteligencia y conocimiento del terreno.
    Si fueramos racionales por completo al analizar asuntos como los que mencionas, no habría problema en convencer a nadie con datos, que en estos asuntos existen mas que de sobra. El que la cosa no funcione así sugiere que nuestra racionalidad es una capa monomolecular sobre un sustrato irracional profundo. He visto de primera mano algunos ejemplos en los que enfrentar supercherías con una estrategia impecablemente científica conduce a un estrepitoso fracaso y refuerza en el espectador la confianza en los charlatanes. Un ejemplo que me viene a la mente data de hace unos 15 años: vendían como gran novedad un collar antipulgas para perros, cuyo funcionamiento se basaba en campos electromagnéticos escalares, según sus fabricantes lo más de lo más para eliminar pulgas y otros parásitos, como todo el mundo sabe. La cosa es que hubo alguna denuncia y reunieron en un debate en TV a los fabricantes y a varios profesores de Electromagnetismo y de Biofísica de la Universidad.
    Al final, la impresión que yo tuve de escuchar con atención el debate es que los fabricantes consiguieron dar la vuelta al asunto, dejando en ridiculo (en términos efectivos, para el espectador medio) a los académicos, quienes cometieron el error —visto con perspectiva— de plantear la estrategia como si se tratara de una discusión puramente cientfica. De manera que es verdad, como mencionas, que en cuanto aceptas entrar en ese juego, tienes una gran parte de la batalla perdida.

    El texto de Feynman al que haces referencia `Cargo Cult Science’ es lúcido a más no poder (como todo lo suyo, by the way). [Inicialmente fue un `commencemment address” en 1974, está también en Surely you’re joking, y también aquí]

    Pero también en esto hemos dejado que nos quiten las palabras. Prueba hoy en España a insistir como hace Feynman, en que la ciencia es una actividad esencialmente honesta (a nivel colectivo) y que eso es uno de sus caracteres distintivos, para despertar en muchos lugares públicos como mínimo sonrisas de condescendencia, cuya traducción es: o éste es tonto, tonto y no se ha enterado de cómo va el asunto, o es mucho más cínico de lo que parece.

  22. ChemaPizarro dijo:

    Bueno ya me he leído tu comentario, Nadir, y creo que puedo dar mi opinión.

    Como siempre, y hablando siempre desde mi punto de vista, es un problema de como intentes entender sociológicamente el mundo.
    Por desgracia, el número de mentes racionales que alguna vez se preguntan sobre las razones que mueven el mundo y los principios fisico-químicos es un número reducidísimo, y siempre abundarán los fans de Belen Estebán y los seguidores incondicionales de Rajoy y Rubalcaba (que nadie se ofenda jajaja).

    Ahora bien, el problema que vemos últimamente y que cada vez se ve más, es el que ya discutimos en estas conversaciones: el de la “pseudociencia”. El vídeo que pones tu es una de las 1000 cosas que uno puede encontrarse por internet y en la vida cotidiana, como los “toroides mágicos” o los tipiquísimos móviles perpetuos.
    De ahí que me guste pensar que la Filosofía, pensada idealmente y en un mundo perfecto, encauzase a la gente hacia la ciencia verdadera y no a estas pseudociencias, cosa que pasa cada vez con menos frecuencia (el ejemplo, Pablo, y si quieres mañana te cuento historias de cuando se metió en Filosofía y nos venía contando…). Ahí tienes toda la razón, con respecto al tema de la Filosofía.

    De todas maneras, en lo que creo que no opino como tú es en el tema de como “pseudoconversar” con una persona de las que te ponen un vídeo como el que has puesto. Ya lo hablamos en su momento, pero la Ciencia, nos guste o no, y sociológicamente hablando, no la puedes defender como la verdad última (cosa que creo que es), simplemente porque como he dicho, en el mundo hay pocas mentes racionales y muchísimas irracionales.
    Como consejo te diré que la defensa que tú hagas de la Ciencia, y más en concreto de la Física, no se debe basar en el hecho de que tú, como Físico, conozcas todas las respuestas. A pesar de que te hablen del poder milagroso del agua, de móviles perpetuos, de toroides que generan un campo magnético apocalíptico (ojo, que esto lo he oído tal cual)…, tienes que defender la ciencia con calma y objetividad. Como dice Mariano, en cuanto entras en el juego de los “pseudolistillos” lo has perdido.

    La próxima vez que te vengan con lo de “la física cuántica es magia” o el “poder curativo del 3-metil hexano” pues les preguntas: ¿Tú sabes lo que es eso? Y se lo explicas tranquilamente.

  23. Tomate dijo:

    Uhh, las historias de cuando Pablo se metió en Filosofía me interesan mucho! Ah, y por supuesto hay que distinguir entre algunas de las personas que estudian filosofía y la filosofía en sí (esto a mí me cuesta un montón y a veces me desespero un poquito por esto). Y también hay que distinguir el tener una visión crítica del mundo y saber filosofía. Me temo que en la carrera no siempre ni necesariamente ni todos los profesores te enseñan a tener una visión crítica del mundo. Bueno, puede que crítica en sentido de tratar de evaluar “racionalmente” los argumentos de los demás, eso sí (vamos, en el mejor de los casos). Pero crítica en el sentido de tratar de entender el mundo para ver qué es más verdadero… fuf, eso hay aún menos gente que te lo intente transmitir. Hay mucha gente que sostiene que el criterio último para decidir entre argumentos (críticos en el primer sentido mencionado) son “las intuiciones”… (!) Y claro, viene esto de “pues yo tengo la intuición de que esto es no sé cómo”, versión académica de “en mi casa jugamos así”.

    Otro problema con la filosofía es que igual los buenos filósofos hicieron eso en su momento, pero claro, llegaban a unas conclusiones que eran muy críticas en su momento, y para lo que se sabía, y hoy son cosas raras, o falsas, o locas. Y en Filosofía a veces se estudia eso como si fuera así (me repito). Y te preguntan en el examen “qué decía fulanito”? y no “por qué lo que decía fulanito es una chorrada”? Hacer lo segundo implica que el alumno debe saber también cómo funciona el mundo, y eso no te lo enseñan!

  24. Tomate dijo:

    Ah, y por cierto, después de ver más mundo (varias universidades más) sigo pensando que en Valladolid la carrera (Filosofía) está bien, o muy bien y que hay gente MUY valiosa entre los profes.

    Venía a decir que no si no consideras que este sea un buen medio para contar las historias que cuenta Pablo, lo comprenderé 🙂

  25. ChemaPizarro dijo:

    Jajaja Pablo es un simple ejemplo, el mejor, ya que estuvo 2 años en Física con nosotros. Lo pongo en ese ejemplo ya que, sin ir mas lejos, cuando estaba en Física el despreciaba cualquier “ente superior” y sin embargo ahora piensa lo contrario; de ahí que diga que la Filosofía no encauza hacia una manera más o menos científica de pensamiento, si no que la desencauza.

    Yo tampoco puedo opinar sobre todas las universidades de España de Filosofía ya que no controlo ni una décima parte de lo que puedes controlar tú, Tomate, del tema; sin embargo, me gusta opinar por experiencia personal, y te diré que aunque Pablo es un ejemplo, la mayor parte de Filosofía de Valladolid se ha desbandado enormemente de la Ciencia.

    Como siempre, es mi opinión y siempre espero no ofender a nadie, incluso diciendo que la Ciencia y la Fe no son compatibles en ningún sentido.

  26. Tomate dijo:

    Los que se pasan de física a filosofía son los peores, está comprobado. Los que nos equivocamos desde el principio ya no tenemos remedio, pero cambiarse a mitad de la carrera…

    Creo que no necesariamente estudiar allí te lleva a creer en entes superiores. Simplemente la gente es MUY tolerante con otras ideas, a veces demasiado (y así hay a veces muchas tonterías que se dejan estar). No necesariamente por estudiar filosofía se termina pensando así. Ninguno de mis compañeros tuvo un cambio como ese en su forma de pensar. Pero bueno, hay de todo. Precisamente esa tolerancia a veces excesiva es lo que hace que la gente pierda la forma científica de pensar. Estamos de acuerdo. 🙂 No obstante, hay varios profesores interesantes y de quienes merece la pena aprender (como en todas partes, vamos), y que no son personas que carezcan de sentido crítico ni de forma científica de ver las cosas. Es una lástima que no exijan eso en sus alumnos tanto como me gustaría, pero eso no quita para que ellos sean interesantes.

  27. Fernando dijo:

    Hola a todos. Tengo que decir que lamento haberme perdido una discusión tan interesante (de la que Chema me habló pero se me fue la olla y no lo miré). Como estamos de exámenes y acabo de invertir una hora en leer todo esto, seré breve y conciso, pero sí que me gustaría dar mi opinión, aunque sea superficialmente, sobre algunos de los temas de los que habéis hablado.

    He leído recientemente (dadas las muchas recomendaciones de distintos profesores) “¿Está Ud. de Broma, Sr. Feynman?”, y realmente me parece un libro que todos los físicos (y no físicos) deberían leer. Dos capítulos se me vienen a la cabeza después de leer todo esto: el de la cargociencia (que ya habéis mencionado) y el de cuando se dedicó a revisar libros de ciencia para el gobierno (no podría resumirlos bien con todos los matices aquí).

    El problema de los pseudolistillos, los filósofos que hablan de Física Cuántica… es el problema de la gente que HABLA DE COSAS DE LAS QUE NO TIENE NI IDEA. Y no me limito solo al ámbito de la ciencia. Por ejemplo, en España hay 40 millones de seleccionadores de fútbol, y 20 millones de economistas. Yo, personalmente, no entiendo a este tipo de gente, y es verdad que a la gente le gusta mucho jugar a decir cosas que han leído a medias en una revista de no sé qué, o que oyeron en “redes” o en “cuarto milenio”, sin saber del tema. Nunca hablo de las cosas de las que no sé (y si alguna vez lo hago, espero que alguien venga y me diga a la cara bien claro que lo estoy haciendo; no me gustaría convertirme en uno de ellos). Siempre he tenido complejo de ignorante general. Por ejemplo, no acierto ni una pregunta del trivial. Aunque en el trivial no hay preguntas de ciencia ni en la parte de ciencia (la mayoría son de estupideces que guardan alguna relación con la ciencia, o sobre la historia de la ciencia, cosa de la que me avergüenzo de ser un ignorante); en una ocasión me encontré con una pregunta sobre lentes -¡por fin una pregunta sobre Física!- y para mi sorpresa (o no 😉 ) la respuesta que venía en la tarjeta era incorrecta.

    El que nunca hable de cosas de las que no sé me convierte en un gran “escuchador”. Más de una vez (y a pesar de mi corta edad) me he encontrado escuchando a gente bastante más mayor que yo hablar, sin decir yo palabra, durante mucho rato sobre un tema que le apasiona pero del que no tiene ni idea. Como ejemplo me gustaría contaros la siguiente anécdota:

    Estaba yo viajando a un cierto pueblo de Salamanca para tocar una zarzuela (soy violinista, o bien si nos ponemos serios soy pseudoviolinista, porque los estudios medios no te suelen proporcionar la técnica necesaria para que puedas llamarte violinista), e iba en el coche en el asiento de atrás con una señora (ya en sus 40-50) que sí que es una violinista profesional. Pues bien, no sé cómo se inició la conversación, pero comenzó a hablarme de cómo sus dolores musculares se curaron gracias al “biomagnetismo”. Al parecer (no entendí gran cosa), se trata de una especie de pseudociencia espiritual que dice que la “energía del universo” nos envuelve a todos por igual y si sabemos usarla puede curarnos. Hombre, dicho así, parece hasta de sentido común: no está diciendo nada que no sea una obviedad aplastante. Pero me explica esta señora que ella se imagina esta “energía” saliendo de sus manos, entonces pone la mano derecha en no se donde y se le cura no sé qué, y pone la mano izquierda por allá y esta “energía” hace que le deje de doler la espalda. Tras una media hora de flipar en colores, me dice: “¿Tú estudiabas Física, no? Pues esto es como la Física Cuántica del siglo XX, que dice que estamos todos conectados con la energía del Universo. Esto deberías entenderlo, y no mirarme así”. Como os podéis imaginar, y pese a mi paciencia y a respetar la alegría que tiene la gente de hablar de sandeces y creerse que sabe de temas de los que no tiene ni idea, ya después de esto no pude resistir y le dije, muy educadamente: “¿Pero tú sabes qué es la energía? ¿Y sabes Física Cuántica? Porque yo no, y estoy estudiando la carrera”. Entonces no intentó decirme qué es la energía, pero discutía que lo que ella decía era verdad, que la “energía cuántica” la podemos usar con las manos. Tras diez minutos, decidí cambiar de tema.

    Me sorprendió esa actitud suya, ya que yo jamás me habría puesto a discutirle nada sobre técnica de violín (sobre la que yo sé poco, pero en proporción más que ella sobre energía).

    Respecto al tema que da título a la entrada del blog, yo tengo también mi opinión. Aunque adoro la Física, no creo ni que permita entender el mundo ni que los físicos tengan las respuestas correctas a la mayoría de las preguntas de su campo (yo más bien diría que tienen las respuestas “correctas”). Para mí la física crea una ilusión de que comprendemos el mundo. Y cuanto más avanzo en mis estudios, más me parece que esto es cierto (esto aparte de la desesperación creciente por la verdad ante mis narices de que no tengo ni idea de nada y que ni siquiera soy capaz de seguir esta “ilusión de conocimiento”). En cierta ocasión un profesor nos dijo en el laboratorio: “Cuando sepáis Física, tendréis una visión del mundo. No es perfecta, pero es la mejor que hay”. Me llamaron la atención las palabras “una” y “visión”, pues en cierto sentido me corroboró lo que he expuesto unas líneas más arriba. Hay un texto que me hizo empezar a pensar así, y es “Sobre la verdad y la mentira en sentido extramoral”, de Nietzsche. Leí este texto muy atentamente, y de hecho lo vuelvo a leer de vez en cuando, y siempre que termino de leerlo tengo una sensación distinta (aquello de las “vueltas” que dice cierto profesor también). Ya mencioné este texto en aquella entrada del foro de la carrera en la que hablamos de Física Teórica y Física Experimental. Pongo lo que creo que es el trozo fundamental:

    “¿Qué es verdad, entonces? Un móvil ejército de metáforas, metonimias, antropomorfismos, en breve, una suma de relaciones humanas que han sido realzadas, trasladadas, adornadas poética y retóricamente, y que tras un uso largo le parecen a un pueblo firmes, canónicas y obligatorias: las verdades son ilusiones de las que se ha olvidado que lo son, metáforas que han sido desgastadas por el uso y que han perdido su fuerza sensible, monedas que han perdido su efigie y sólo pueden ser consideradas como metal y ya no como monedas.”

    (no obstante, para seguirlo hay que leerse el texto entero, que si no no tiene sentido del todo. Aquí me gustaría que Tomate interviniese, ya que al no tener demasiada experiencia leyendo filosofía puedo estar tergiversando lo que dice).

    Y aquí hago una reflexión extra, a la que seguramente, Mariano, querrás contestar y añadir cosas interesantes al respecto (y espero que lo hagas): ¿Podemos decir que entendemos el mundo si no tenemos CLARO lo que es la energía, lo que es la masa, lo que es la carga, lo que es un fotón (recuerdo aquí a Einstein, que dijo algo así como “Todo el mundo parece saber lo que es un fotón. Llevo 50 años reflexionando sobre lo que es un fotón y todavía no lo sé”), o incluso el espacio y el tiempo? Si no entendemos lo más básico, ¿cómo podemos decir que comprendemos lo más complejo?

    Espero reabrir el debate jejeje

  28. Bienvenido, Fernando. Cuenta con que añadiré cosas al debate, aunque lo de que sean interesantes es realmente wishful thinking. Tu largo comentario merece una respuesta para la que ahora mismo no tengo tiempo (llevo casi un par de meses con el blog desatendido por una variedad de causas), pero la escribiré en cuanto pueda. Ya que la idea de reabrir el debate es interesante pero el tema ahora se ha desplazado hacia la cuestión “qué significa realmente entender / comprender”, he incluido dos citas relevantes en un breve nuevo post, al que os sugiero que dirijais los comentarios que tengan que ver con esa cuestión.

  29. Tomate dijo:

    Hola Fernando,

    Escribo este comentario aquí, porque no tiene que ver con el asunto de comprender propiamente (aunque el asunto de la metafísica al que me ha llevado sí).

    Gracias por proponerme leer el texto de Nietzsche. He estado un par de ratos y le estoy sacando mucho provecho. Me alegra que dote de sentido a una parte de tus vivencias. Para eso está la filosofía, no? 🙂 (a mí me ha llevado hasta la metafísica/física aristotélica, y me está ayudando a comprender cosas que me preocupan, entre otras cosas por qué los filósofos en general tienen esa actitud hacia la ciencia en general).

    Hay mucha tela que cortar en ese texto, y te responderé más largo y tendido. Como adelanto: la forma de definir la verdad es un tanto peculiar. Habla de “la verdad de la cosa en sí”, y dice que la palabra “silla” no es la verdad de la silla. A mí, así como tal me parece un poco incomprensible. Yo tengo la sensación de que “verdadero” se predica de oraciones, no de conceptos, ni de objetos. No creo que tenga sentido decir que “no se qué en sí” es verdadero. Pero sí que “Valladolid está a 189 km de Madrid” es verdadero. Y lo es porque 1) hemos dotado al lenguaje de un significado: cada nombre refiere a objetos o entidades, y el resto de elementos lingüísticos son más complicados, pero ves la idea. En este aspecto, la referencia (la idea de que cada palabra corresponde directamente con un objeto en el contexto relevante) es fundamental y porque 2) tenemos un modelo que “representa” la realidad con el que comparamos el lenguaje (mi modelo está siendo GoogleMaps ahora mismo, aunque es una representación del modelo, en realidad). Entonces, en términos de lógica de primer orden, la oración satisface el modelo, y podemos definir verdad en términos de satisfacción. Es una proyección de la lógica de primer orden al lenguaje que hay que hacer con cuidado, porque el lenguaje natural es mucho más impreciso y peor, y todo está mucho menos claro, pero creo que la idea básica se ve no? Lo fundamental es que “verdadero” y “falso” sólo debe predicarse de oraciones y no de conceptos. Lo que quiere decir Nietzsche es que el concepto “silla” no corresponde a la silla realmente. Pero, ¿cómo lo sabe? ¿de dónde le viene ese conocimiento a él? Para saber si algo se corresponde o no con otra cosa necesitamos conocer la segunda. Pero Nietzsche está diciendo que no podemos conocer la segunda y que lo que creemos que sabemos está mal. ¿Cómo, si no lo puede comparar?

    Nietzsche niega que las palabras refieran de forma directa (y en esto se basa su argumentación). ¿Por qué? No sé si da muchas razones (al menos aquí no), más bien es una presuposición, pero trazando historia de las ideas, (y emulando a nuestro preidente 🙂 ), que por la herencia (filosófica) recibida. Y ya será desarrollado más amplio y tendido.

    La pregunta que subyace es: ¿es la realidad “en el fondo” (sea eso lo que sea) un caos incomprensible por completo o hay algún tipo de orden y podemos encontrarlo/descubrirlo/inclusocrearlo(?) de alguna forma? Nietzsche PARTE de la primera opción.

  30. Tomate dijo:

    Ah, y claro, del anterior comentario se extrae que sí, lo lees correctamente.

  31. ChemaPizarro dijo:

    No sé cuando me he reído más, cuando nos has contado sobre la señora y el biomagnetismo sanador o cuando te he imaginado diciendo “jejeje”

  32. Tomate dijo:

    Hay un sentido en el que es interesante la idea de que con conceptos no se puede capturar toda “la realidad” de un objeto. Pero gracias a eso podemos pensar y no nos pasa como al Funes el Memorioso de Borges. Nietzsche propone que el modo “correcto” de percibir la realidad tal cual es es fiarse más de nuestras sensaciones y percibir de un modo más “artístico”. Es cierto que cuando decimos “perro” prescindimos de muchos aspectos del perro (para los que solemos tener otros conceptos más concretos, por cierto), ¿pero eso hace que no percibamos la realidad?

    Yendo al asunto de la física, se traslada la cuestión a si las leyes físicas describen la naturaleza o no. Ahí Nietzsche da un argumento kantiano, y dice que como el tiempo y el espacio son categorías a priori, no describen la naturaleza como tal. En cualquier caso, como supongo que lo entiendes tú es como una preocupación sobre si las leyes están describiendo bien toda la realidad (en todos los aspectos y en todos los niveles o algo así). Corrígeme si me equivoco (y por supuesto, si digo algo que sea una bobada de física o cualquier otra cosa, y los de filosofía tenemos mucha tendencia, me lo decís).

    Por un lado tenemos que en la evolución de la ciencia unas teorías han ido siendo más precisas que otras, y en ciertos momentos hemos podido acceder a aparatos de precisión mejores o simplemente hemos podido “desmontar la radio” para ver qué había dentro, cuando antes no se podía, y hemos ido progresivamente sabiendo más. No necesariamente tenemos por qué entender la evolución de la ciencia como una acumulación de verdades, porque seguramente no respeta las polémicas entre científicos y otras características de la evolución de la ciencia, pero en cualquier caso, quizá la cuestión (esto es lo que defiende Alan Sokal en uno de los artículos del completamente recomendable “Beyond the hoax” en el que defiende un realismo científico modesto) es que una teoría está bien confirmada en un marco determinado y en otro momento, cuando tenemos más información, más capacidad para ver, o lo que sea, descubrimos que sólo es aproximadamente correcta, porque en otro marco hay otra mejor porque explica más fenómenos, o explica los fenómenos relevantes en ese marco, o lo que sea. La nueva teoría tendrá que incorporar a la vieja en el dominio en el que está bien confirmada. Quizá la ontología de la teoría anterior es completamente incorrecta, pero la cuestión es que las entidades en la teoría antigua se podrán explicar simplemente como entidades no fundamentales y derivables de la teoría nueva.

    Y todo esto simplemente son formas diferentes de ver las cosas, en realidad argumentos en la discusión entre la visión de “la realidad profunda” como caos o como orden susceptible de ser comprendido racionalmente no he dado. Supongo que uno posible es un argumento pragmático: es impresionante hasta qué punto la descripción científica de la realidad FUNCIONA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s